Cristián Warnken (Gentileza Centro Cultural Constitución) Fundación Educacional Arauco y Cristián Warnken. Isidora Recart y Cristián Warnken. (Gentileza Corporació Cultural de Constitución)

En una actividad organizada por la Fundación Educacional Arauco, en Constitución, el poeta y conductor de televisión, Cristián Warnken, llamó a contagiarse de la lectura, disfrutando del placer y abrazando la esperanza que brota en cada página.

Palabras. Libros. Poesía. Narrativa. Placer. Un encuentro con todo esto es lo que propone a la hora de leer, Cristián Warnken, poeta, profesor y conductor del otrora programa de televisión “La Belleza de Pensar”, derrotando por cierto, el silencio, la muerte y el bombardeo constante de la entretención banal. En definitiva, un reencuentro con nosotros mismos, con las voces de poetas y escritores, con nuestra propia voz, con la libertad, con la esperanza, para sacudirnos la tragedia, para levantarnos entre los escombros, para seguir y sentirnos vivos nuevamente.  Esa es la invitación que hizo a través de su conferencia “La Belleza de Leer”, la que ofreció en Constitución, en el marco de una actividad organizada por la Fundación Educacional Arauco, como una forma de cerrar un conjunto de iniciativas orientadas a apoyar a las escuelas afectadas con los incendios del verano y a sus comunidades educativas.

“Hemos trabajado en Constitución durante muchos años y en un programa anterior habíamos entregado muchos libros a las escuelas y éstos se quemaron con los incendios. Nuestro interés como Fundación Educacional es apoyar a las escuelas, el interés de Arauco es estar presente en la comunidad de Santa Olga, y es por eso que decidimos reponer los libros y también material educativo y acompañar a las personas con apoyo en crisis. Y Cristián Warnken vino a cerrar este apoyo en el primer semestre con esta charla que estábamos confiados y esperanzados en que iba a juntar muy bien el alma de las personas con la literatura, con el gozo, con el placer de leer”, señaló Isidora Recart, Gerente de la Fundación Educacional Arauco.

 “Para nosotros es un tremendo orgullo haber traído a Cristian Warnken a Constitución y está dentro de la línea de búsqueda permanente y constante por fomentar le lectura en las comunidades donde trabajamos”, agregó Isidora Recart. Y no se equivoca en ello la Gerente de la Fundación Educacional de la empresa Arauco. Actualmente, se está llevando adelante en Constitución un programa de mejora de la lectura en todos los establecimientos educacionales municipales, tanto urbanos como rurales.

Y además todo esto es coherente, con la campaña “Comparte Lectura”, actualmente en marcha, y que precisamente apunta a fomentar el hábito y el placer de leer. El objetivo es motivar a los niños y reencantar a los adultos con los libros, haciendo de la lectura una instancia de encuentro familiar. El gusto por la lectura es algo con lo que no se nace, sino que se adquiere cuando se comparte, conversa y construye  como actividad social. Recién ahí comienza el gusto por los libros.

Existe consenso en que la lectura es una herramienta clave en la formación del juicio crítico y en la construcción de la autonomía de las personas. La lectura se entiende como una herramienta fundamental para pensar, conocer, reflexionar, comunicar, actuar y construir nuestra identidad con otros.

CONTAGIO

La mejor manera de adquirir el hábito y el gusto por la lectura es leyendo. No hay mejor receta que contagiar a otros con ese amor por los libros y eso lo tiene claro Cristián Warnken.

“La urgencia de leer tiene que sentirla uno, tiene que nacer de una necesidad genuina, no de una imposición de afuera o de un deber ser, yo creo eso tiene que encontrarlo cada uno. Lo único que hay que hacer -los que amamos la lectura y sabemos que nos puede ayudar, que nos puede reconstruir-, es contagiar esa pasión, ese gusto, ese amor por los libros, por la literatura, eso hay que transmitirlo y contagiarlo. Hay que fomentarlo no con discursos sobre el libro, sino que con amor al libro, con entusiasmo. Hay muchos discursos sobre que hay que leer, hay que dejarse de trasmitir esos discursos del deber ser, lo que hay que compartir con otros -los que tenemos la suerte de habernos encontrado con buenos libros-, es que es un placer único, maravilloso, y que ojalá mucha gente lo tuviera. Todos pueden convertirse en lectores, estoy convencido de eso, si obligar, sin forzar. El territorio de la lectura es el territorio del deseo, no del deber”, afirmó.

CONMOCIÓN

El periplo de Cristian Warnken en Constitución fue intenso. Entrevista en canal de televisión, encuentro con profesores y más tarde la conferencia ante en una sala repleta en el Centro Cultural, ubicado en pleno corazón de la ciudad, donde habló de poesía, del dolor, del placer y de la fascinante “adicción” por los libros. La intensidad tiene que ver también con la emoción y con la conmoción que le provocó ver esta zona tan golpeada con terremoto, tsunami e incendios, y sentir el latido doliente, pero al mismo tiempo, valiente de su población.

“Estoy muy conmovido, de hecho la conferencia la cambié producto de la emoción. En el camino venía conmovido al ver por todo lo que se ha pasado, sentir todo lo que ha sufrido esta zona, es impresionante. Más que el dolor de lo perdido, me impresiona el dolor moral, interior, el psíquico, y ver la resiliencia, que la gente sale adelante y hace cosas. Por eso rearmé mi conferencia y en el fondo, lo que vine a decir es que necesitamos las palabras. Cuando lo hayamos perdido todo, nos queda la palabra. Sin palabras quedamos al descampado y donde no hay palabras, no hay literatura, no hay libros, no hay filosofía, no hay un pensar, ese terreno lo ocupa la violencia o los mensajes banales de la cultura del entretenimiento  que tanto daño le han hecho al alma del país”, sostuvo Cristián Warnken.

“Me impresionó que la audiencia me siguiera, respetuosa, interesada, afectuosa, ese mismo afecto lo sentí con el encuentro con los profesores. Me voy lleno de mucho afecto”, agregó

Al despedirse, Cristian Warnken prometió volver a Constitución para continuar este encuentro y conversación con los mauchos o bien para hablar de otra belleza, como por ejemplo, la de escribir.

Poder transformador

Para Fundación Educacional Arauco, con más de 27 años de trayectoria, la educación y la cultura tienen un poder transformador en cuanto aportan libertad a las personas, equiparan sus oportunidades, contribuyen a reducir la brecha de la pobreza y actúan como principal motor del país. Para esto, desarrolla programas de mejoramiento educativo y cultural en comunas de las regiones del Maule, Bío Bío y Los Ríos. Estos programas apoyan la educación municipal y el acceso a la cultura para entregar a los niños y jóvenes mayores oportunidades.